Información sobre el proyecto

Ubicada en el sur de la cuenca atmosférica del Valle de San Joaquín, la ciudad de Lost Hills a menudo está expuesta a la mala calidad del aire proveniente de los contaminantes emitidos por los vehículos y las diversas actividades industriales. Según CalEnviroscreen, Lost Hills se encuentra en el percentil 95 para la carga de contaminación total, incluido el percentil 82 para la contaminación por ozono y el percentil 84 de contaminación de PM 2,5 en el estado.

Para este proyecto, siete lugares son objeto de monitoreo continuo para detectar partículas (PM2,5 y PM10), dióxido de nitrógeno (NO2), ozono (O3), metano (CH4) y compuestos orgánicos volátiles (COVs). Los resultados en tiempo real de los sensores de monitoreo de aire se presentan en este sitio web para informar a los residentes de Lost Hills sobre la calidad del aire en su comunidad. Esta información puede ser utilizada para:

  1. Ayudar a determinar las principales fuentes de contaminantes mediante el análisis de las fluctuaciones de los contaminantes en diferentes partes de la comunidad
  2. Educar y empoderar a la comunidad local para que puedan limitar su exposición a contaminantes nocivos del aire y proteger a las poblaciones sensibles (niños, ancianos e indigentes)
  3. Crear mayor conciencia sobre los problemas de calidad del aire en y alrededor del área de Lost Hills.

Cómo usar este sitio web

Haga clic aquí para revisar la Guía del Usuario en inglés

Haga clic aquí para revisar la Guía del Usuario en español

Calibraciones de los sensores y los contaminantes que se monitorean

Los datos presentados en este sitio web incluyen niveles ambientales al aire libre de ozono (O3), dióxido de nitrógeno (NO2), compuestos orgánicos volátiles (COV) y dos tamaños de material particulado fino (PM2,5 y PM10). Los contaminantes se monitorean continuamente y los resultados se actualizan cada 60 segundos — actualice su navegador para obtener los resultados más recientes.

Los gases se miden utilizando sensores de electrodo químico pasivos que emiten voltajes en respuesta a los niveles cambiantes de contaminantes en el aire. Los algoritmos se utilizan para convertir estos voltajes en concentraciones de O3 y NO2.

Debido a la sensibilidad de los sensores utilizados en las unidades de monitoreo de la calidad del aire, los cambios en la temperatura y la humedad pueden afectar los niveles de concentración de contaminantes. Los datos reportados durante los eventos de tormenta pueden no ser tan fiables como durante condiciones climáticas templadas. Cuando los sensores reportan valores tan altos que no son realistas debido al clima o al mal funcionamiento del equipo, la concentración reportada en el sitio web será cero.

Calibración de los sensores

Los esfuerzos para calibrar los sensores de O3, NO2, PM2.5 y PM10 se realizan semanalmente. Los sensores operados por el estado y la región en el sur de California se utilizan para calibrar estos sensores a través de una colocación lado a lado, donde las unidades de monitoreo de la calidad del aire se ubican junto a las estaciones de monitoreo operadas por el estado y la región por un mínimo de dos semanas. Después de dicha colocación, los datos del sensor se comparan y los coeficientes de calibración se aplican si es necesario para lograr que los resultados de la unidad de monitoreo de calidad del aire de Lost Hills concuerden mejor con los resultados estatales y regionales.

Material particulado (PM2.5 y PM10)

Las concentraciones de material particulado se miden como PM2.5 y PM10. Los PM2.5 son partículas suspendidas en el aire con diámetros de 2,5 micrómetros o más pequeños y los PM10 son partículas iguales o menores a 10 micrómetros de diámetro. Las concentraciones se miden en microgramos por metro cúbico (µg/m3) utilizando un contador de partículas Alphasense OPC-N3. En una evaluación de campo realizada por el Distrito de Administración de la Calidad del Aire de la Costa Sur (SCAQMD, por sus siglas en inglés), el Alphasense OPC-N2 mostró “una buena correlación general con instrumentos sustancialmente más caros (GRIMM y BAM; métodos FEM aprobados por la EPA)”. Puede encontrar un resumen del informe SCAQMD aquí, y la evaluación completa de campo SCAQMD se puede encontrar aquí.

El material particulado es generado por la combustión de combustibles fósiles en vehículos de motor, quemas agrícolas, construcción y operaciones en los campos petroleros. La exposición a estas partículas a niveles elevados puede resultar en un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, incluyendo cardiopulmonar y cáncer de pulmón. Ciertas poblaciones, incluidos niños, mujeres embarazadas, ancianos y personas que padecen asma o bronquitis son especialmente vulnerables a las condiciones de salud que resultan de la inhalación de estas partículas finas.

Ozono (O3)

El ozono (O3) es un gas altamente reactivo y las concentraciones se miden en partes por mil millones (ppb, por sus siglas en inglés). El ozono a nivel de suelo es creado por reacciones químicas entre los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COVs) en presencia de la luz solar. Por esta razón, las concentraciones de ozono suelen ser más altas en la tarde durante los días de verano con horas diurnas más intensas y largas. Las emisiones de las refinerías de petróleo, los gases de escape de los vehículos de motor, los vapores de gasolina y los solventes químicos son algunas de las principales fuentes de NOx y COV (USEPA). Según la EPA de EE. UU., la exposición a niveles de ozono no saludables puede ocasionar dificultad para respirar, aumento de los ataques de asma, mayor susceptibilidad a las infecciones pulmonares y enfermedades respiratorias, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Dióxido de nitrógeno (NO2)

Las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) se miden en partes por mil millones (ppb, en inglés). Los niveles de NO2 a menudo son más altos durante la noche porque durante el día el NO2 reacciona con la luz solar en un proceso químico que forma el ozono (O3). Las emisiones de los vehículos, la construcción, la agricultura y las operaciones industriales son las principales fuentes de NO2. Los efectos nocivos para la salud de la exposición a altos niveles de NO2 incluyen enfermedades respiratorias e infecciones, especialmente en poblaciones sensibles, incluidos los niños y los ancianos.

Metano (CH4)

Las concentraciones de metano (CH4) se miden en partes por millón (ppm). El metano es un gas incoloro e inodoro que, si bien no es intrínsecamente tóxico para los humanos, es un gas de efecto invernadero muy potente que puede afectar el cambio climático global. La agricultura y la producción de petróleo y gas son las principales fuentes de emisiones de metano en California.

Compuestos orgánicos volátiles (COVs)

Los compuestos orgánicos volátiles (COV) son una clase de gases que contienen cientos de compuestos. Estos compuestos reaccionan con los óxidos de nitrógeno en la atmósfera para formar ozono. Las mediciones proporcionadas por los sensores de COV se dan en milivoltios (mV) e indican la presencia de una parte del grupo de compuestos que se consideran COVs. Debido a la capacidad del sensor de COV, estas mediciones proporcionan solo una representación general de la presencia de COVs. Se puede determinar una concentración si se conoce un VOC específico que se está midiendo. Las fuentes de COVs incluyen emisiones de vehículos de motor, refinerías y otras operaciones industriales. Algunos COVs pueden causar efectos adversos para la salud a corto y largo plazo, como cáncer y daño al hígado, riñón y sistema nervioso central.